Frases sobre tamaño

Una colección de frases y citas sobre el tema del tamaño, puede, ser, mismo.

Un total de 108 citas, filtro:

Francisco de Miranda Foto

„El tamaño de tu éxito será del tamaño de tu esfuerzo.“

—  Francisco de Miranda político, militar, diplomático, escritor, humanista e ideólogo venezolano 1750 - 1816

Sin fuentes

Virginia Woolf Foto
Fernando González Ochoa Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Renny Ottolina Foto
Lemony Snicket Foto
Aristoteles Foto

„Asimismo, todos los matemáticos que intentan calcular el tamaño de la circunferencia de la tierra dicen que son cuarenta miríadas de estadios.“

—  Aristoteles filósofo griego clásico -384 - -321 a.C.

,... lo cual lleva a Colón a anotar: "Aristóteles: entre el final de España y el comienzo de la India hay un trecho de mar corto y navegable en pocas jornadas.

„Si hay algo hermoso en un niño es su noble corazón lleno de inocencia, candidez y ternura; no del tamaño de su estatura, sino de sus sueños y fantasías.“

—  @tonypotosino

"Lecciones y moralejas por escrito en gotas de cariño".
29 de septiembre – Día Mundial del Corazón

Elizabeth Gilbert Foto

„Era un fragmento diminuto del universo, pero también era exactamente del tamaño del universo“

—  Elizabeth Gilbert escritora estadounidense 1969

Eat, Pray, Love

Joel Osteen Foto
Heráclito Foto
Confucio Foto
Aristoteles Foto
Haruki Murakami Foto
Dave Mustaine Foto
Viktor Frankl Foto
Clarice Lispector Foto
Arquímedes Foto
Rosa Montero Foto
Nassim Taleb Foto

„Lo pequeño es hermoso y eficiente al mismo tiempo, ya que a menudo el tamaño incrementa la fragilidad.“

—  Nassim Taleb 1960

Cinco reglas para “prosperar en un mundo desordenado”

Clarice Lispector Foto

„Mi error, sin embargo, debía ser el camino de una verdad: pues sólo cuando me equivoco salgo de lo que conozco y de lo que entiendo. Si la "verdad" fuese aquello que puedo entender, terminaría siendo sólo una verdad pequeña, de mi tamaño“

—  Clarice Lispector escritora ucraniana-brasileña 1920 - 1977

The Passion According to G.H.
Variante: Mi error, sin embargo, debía ser el camino de una verdad: pues sólo cuando me equivoco salgo de lo que conozco y de lo que entiendo. Si la "verdad" fuese aquello que puedo entender, terminaría siendo sólo una verdad pequeña, de mi tamaño.

Isaac Newton Foto

„Dios es capaz de crear partículas de materia de distintos tamaños y formas… y quizás de densidades y fuerzas distintas, y de este modo puede variar las leyes de la naturaleza, y hacer mundos de tipos diferentes en partes diferentes del universo. Yo por lo menos no veo en esto nada contradictorio.“

—  Isaac Newton, libro Opticks

Fuente: Citado en López Tejero, Ramón Santiago. Thot-Hermes. Las leyes universales. Magia-Hek. Editorial Club Universitario, 2016. ISBN 9788416704088. p. 223.
Fuente: Opticks, parte final de sus Queries. <ref>Whitrow, G. J. El estudio de la filosofía de la ciencia

Juan Antonio Villacañas Foto

„La verdad sonreía, haciéndome pensar que lo grande y lo pequeño son del mismo tamaño para la poesía.“

—  Juan Antonio Villacañas poeta, ensayista y crítico español (1922-2001) 1922 - 2001

“La Poesía Salvaje”, La Pájara Pinta, Revista de la Asociación Prometeo de

Juan Bautista Alberdi Foto

„La defensa se convierte en agresión, el derecho en crimen, desde que el tamaño del mal hecho por la necesidad de la defensa excede del tamaño del mal hecho por vía de agresión no provocada.“

—  Juan Bautista Alberdi político argentino 1810 - 1884

Fuente: Bautista Alberdi, Juan. El crimen de la guerra. Editorial Linkgua digital, 2014. ISBN 978-84-9897-213-9. p.22.
Fuente: "El Crimen de la Guerra".

Milton H. Erickson Foto
Charles Darwin Foto

„El hombre difiere de la mujer en tamaño, fuerza física, pilosidad, &c., así como en [la] mente, de la misma manera como lo hacen los dos sexos de muchos mamíferos.“

—  Charles Darwin, libro El origen del hombre

El origen del hombre
Fuente: Capítulo II : Comparison Of The Mental Powers Of Man And The Lower Animals, pp. 8-9.

Salvador De Madariaga Foto
Freddie Mercury Foto
Terry Pratchett Foto
Pierre Joseph Proudhon Foto
Pierre Joseph Proudhon Foto
Ronald Reagan Foto
Arthur Schopenhauer Foto
Virginia Woolf Foto
Virginia Woolf Foto
Thomas Hobbes Foto
Stephen King Foto
Aristoteles Foto
William Crookes Foto
William Crookes Foto
Taylor Swift Foto
Steven Wright Foto
Fritz Lang Foto
Julian Huxley Foto

„Todos sabemos cómo el tamaño de las sumas de dinero parece variar de manera notable a medida que se nos paga o pagamos.“

—  Julian Huxley 1887 - 1975

Fuente: "Philosophic Ants" en The Borzoi Reader (1936), editado por Carl Van Doren, pág. 548

Charles Hard Townes Foto
Cristiano Ronaldo Foto
Juan José Millás Foto

„Los matemáticos no comprenden la realidad hasta que la encierran en una ecuación, pero los burócratas son incapaces de medir el tamaño de una catástrofe hasta que la transforman en un expediente.“

—  Juan José Millás escritor español 1946

Fuente: «La oficina» https://elpais.com/diario/2002/12/06/ultima/1039129212_850215.html, El País, 6 diciembre 2002.

Demócrito Foto
Agustín de Hipona Foto
Rihanna Foto
Galvão Bueno Foto
Bernardo Atxaga Foto
Sylvia Plath Foto

„Ya no, ya no,
ya no me sirves, zapato negro,
en el cual he vivido como un pie
durante treinta años, pobre y blanca,
sin atreverme apenas a respirar o hacer achís.

Papi: he tenido que matarte.
Te moriste antes de que me diera tiempo…
Pesado como el mármol, bolsa llena de Dios,
lívida estatua con un dedo del pie gris,
del tamaño de una foca de San Francisco.

Y la cabeza en el Atlántico extravagante
en que se vierte el verde legumbre sobre el azul
en aguas del hermoso Nauset.
Solía rezar para recuperarte.
Ach, du.

En la lengua alemana, en la localidad polaca
apisonada por el rodillo
de guerras y más guerras.
Pero el nombre del pueblo es corriente.
Mi amigo polaco

dice que hay una o dos docenas.
De modo que nunca supe distinguir dónde
pusiste tu pie, tus raíces:
nunca me pude dirigir a ti.
La lengua se me pegaba a la mandíbula.

Se me pegaba a un cepo de alambre de púas.
Ich, ich, ich, ich,
apenas lograba hablar:
Creía verte en todos los alemanes.
Y el lenguaje obsceno,

una locomotora, una locomotora
que me apartaba con desdén, como a un judío.
Judío que va hacia Dachau, Auschwitz, Belsen.
Empecé a hablar como los judíos.
Creo que podría ser judía yo misma.

Las nieves del Tirol, la clara cerveza de Viena,
no son ni muy puras ni muy auténticas.
Con mi abuela gitana y mi suerte rara
y mis naipes de Tarot, y mis naipes de Tarot,
podría ser algo judía.

Siempre te tuve miedo,
con tu Luftwaffe, tu jerga pomposa
y tu recortado bigote
y tus ojos arios, azul brillante.
Hombre-panzer, hombre-panzer: oh Tú…

No Dios, sino un esvástica
tan negra, que por ella no hay cielo que se abra paso.
Cada mujer adora a un fascista,
con la bota en la cara; el bruto,
el bruto corazón de un bruto como tú.

Estás de pie junto a la pizarra, papi,
en el retrato tuyo que tengo,
un hoyo en la barbilla en lugar de en el pie,
pero no por ello menos diablo, no menos
el hombre negro que

me partió de un mordisco el bonito corazón en dos.
Tenía yo diez años cuando te enterraron.
A los veinte traté de morir
para volver, volver, volver a ti.
Supuse que con los huesos bastaría.

Pero me sacaron de la tumba,
y me recompusieron con pegamento.
Y entonces supe lo que había que hacer.

Saqué de ti un modelo,
un hombre de negro con aire de Meinkampf,

e inclinación al potro y al garrote.
Y dije sí quiero, sí quiero.
De modo, papi, que por fin he terminado.
El teléfono negro está desconectado de raíz,
las voces no logran que críe lombrices.

Si ya he matado a un hombre, que sean dos:
el vampiro que dijo ser tú
y me estuvo bebiendo la sangre durante un año,
siete años, si quieres saberlo.
Ya puedes descansar, papi.

Hay una estaca en tu negro y grasiento corazón,
y a la gente del pueblo nunca le gustaste.
Bailan y patalean encima de ti.
Siempre supieron que eras tú.
Papi, papi, hijo de puta, estoy acabada.“

—  Sylvia Plath escritora Estadounidense 1932 - 1963

Ariel

„Me abruma su amabilidad.
—Sí, lo sé. Sólo superada por el tamaño de mi… ego.“

—  Linda Howard escritora estadounidense 1950

Dying to Please

Ryszard Kapuściński Foto
Leonardo Boff Foto
Daniel Goleman Foto

„El secuestro neuronal ¿Qué es lo primero que ve usted cuando entra en el despacho de alguien? La respuesta a esa pregunta es la clave de lo que, en ese momento, está movilizando su foco ascendente. Es muy probable que, si sus intereses son de tipo financiero, lo primero que llame su atención sea el gráfico de beneficios de la pantalla del ordenador mientras que, si padece de aracnofobia, se fije en esa polvorienta tela de araña del rincón de la ventana. Esos son ejemplos de decisiones subconscientes de la atención. En todas ellas, la atención se ve capturada cuando los circuitos de la amígdala, centinela cerebral del significado emocional, advierten algo que, por una razón u otra, les resulta significativo (como un insecto de gran tamaño, un rostro enfadado o un bebé) y que evidencia la sintonía del cerebro con ese interés instintivo. [15]La reacción del cerebro medio ascendente es, hablando en términos de tiempo neuronal, mucho más rápida que la respuesta prefrontal descendente; envía señales hacia arriba para activar las vías corticales superiores que, alertando a los centros ejecutivos más lentos, los movilizan para prestar atención. Los mecanismos de atención de nuestro cerebro evolucionaron hace centenares de miles de años para permitirnos sobrevivir en la jungla de garras y dientes en la que las amenazas que acechaban a nuestros ancestros se hallaban dentro de una determinada franja visual, cuyo rango de velocidad iba desde la arremetida de una serpiente al ataque de un tigre. Nosotros hemos heredado el diseño neuronal de aquellos ancestros cuya amígdala fue lo suficientemente rápida como para ayudarlos a esquivar reptiles y tigres. Las serpientes y las arañas, dos especies a las que el cerebro humano está condicionado para responder alarmado, capturan nuestra atención aun cuando sus imágenes no destellen con la suficiente rapidez como para ser conscientes de haberlas visto. Su mera presencia activa los circuitos neuronales ascendentes, enviando una señal de alarma más rápidamente que ante los objetos neutros. Pero, si esas mismas imágenes se presentan a un experto en serpientes o arañas y capturan su atención, no activan ninguna señal de alarma. [16]“

—  Daniel Goleman 1946

Focus: Desarrollar la atención para alcanzar la excelencia

Stephen King Foto
Paulo Coelho Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Arturo Uslar Pietri Foto

„Necesitamos tener sueños del tamaño de Dios, porque son las únicas cosas que nos harán caer de rodillas y nos mantendrán en una dependencia absoluta con respecto a Dios, tal como era nuestro destino.“

—  Mark Batterson 1969

Tras el rastro del ave salvaje: Reviviendo la aventura de seguir a Dios
Variante: Necesitamos tener sueños del tamaño de Dios, porque son las únicas cosas que nos harán caer de rodillas y nos mantendrán en una dependencia absoluta con respecto a Dios, tal como era nuestro destino. ¿Te puedo confiar una convicción

Stephen King Foto
Moisés Naím Foto
Terry Pratchett Foto
Fernando Pessoa Foto
Kim Harrison Foto
Stephen R. Covey Foto
Guillermo Fadanelli Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Juan Rulfo Foto
Fernando Pessoa Foto

„«soy del tamaño de lo que veo y no del tamaño de mi estatura»“

—  Fernando Pessoa poeta portugués 1888 - 1935

Libro del desasosiego

Arturo Uslar Pietri Foto

„Del mismo tamaño de su capacidad para denunciar los males es su incapacidad para resolverlos seriamente.“

—  Arturo Uslar Pietri escritor y político venezolano 1906 - 2001

Golpe y Estado en Venezuela

John Steinbeck Foto
Fernando Savater Foto

„En uno de sus poemas –Contribución a la estadística- Wislawa Szymborska enumera cuántas de cada cien personas son las dispuestas a admirar sin envidia –dieciocho-, las capaces de ser felices –como mucho, ventitantas-, las que de la vida no quieren más que cosas –cuarenta, aunque quisiera equivocarse-, las inofensivas de una en una pero salvajes en grupo –más de la mitad seguro-, las dignas de compasión –noventa y nueve- y acaba: “Las mortales: cien de cien. Cifra que por ahora no sufre ningún cambio”. Y sigue sin cambiar porque ayer la propia autora del poema acaba de confirmar la estadística con su fallecimiento.

En otros muchos aspectos, por el contrario, fue la excepción que desafía lo probable y rutinario. Su poesía es reflexiva sin engolamiento ni altisonancia, de forma ligera y fondo grave, directa al sentimiento pero sin chantaje emocional. Breve y precisa, escapa a ese adjetivo alarmante que tanto satisface a los partidarios de que importe el tamaño: torrencial. Sobre todo nos hace a menudo sonreír, sin incurrir en caricaturas ni ceder a la simpleza satírica. Lo más trágico de la poesía contemporánea no es lo atroz de la vida que deplora o celebra, sino la falta de sentido del humor de los poetas. Se les nota especialmente a los que quieren ser festivos y son sólo grotescos o lúgubres (aunque los entierros también son fiestas, claro y más precisamente fiestas de guardar).

De esta frecuente maldición escapa, risueña y agónica, Szymborska: ¿cómo podría uno renunciar a ella? Hija –y luego, con los años, algo así como hada madrina poética- de un país europeo que apuró el siglo XX hasta las heces y padeció dos totalitarismos sucesivos, en su caso la duradera atrocidad jugó a favor de su carácter: le dio modestia, le dio recato, le dio perspicacia y le permitió distinguir entre lo que cuenta y lo que nos cuentan. Carece de retórica enfática pero eso no disminuye su expresividad, sino que la hace más intensa por inesperada. Cuando comenzamos a leer uno de sus diáfanos poemas nos ponemos a favor del viento, para recibir la emoción de cara, pero nos llega por la tangente y no para derribarnos sino para mantenernos en pié. Confirma nuestros temores sin pretender desalentarnos: sabe por experiencia que todo puede ser política pero también nos hace experimentar que la política no lo es todo. Se mantiene fiel, aunque con ironía y hasta con sarcasmo, a la pretendida salvación por la palabra y sin embargo nunca pretende decir la última palabra: porque en ese definitivo miramiento estriba lo que nos salva.

Nadie ha sabido conmemorar con menos romanticismo y con mayor eficacia el primer amor, cuya lección inolvidable se debe a no ser ya recordado…y por tanto acostumbrarnos a la muerte. Se dedicó a las palabras con delicadeza lúdica, jugando con ellas y contra ellas pero sin complacerse en hacerlas rechinar. Como todo buen poeta, fue especialmente consciente de su extrañeza y hasta detalló las tres más raras de todas, las que se niegan a sí mismas al afirmar: “Cuando pronuncio la palabra Futuro, la primera sílaba pertenece ya al pasado. / Cuando pronuncio la palabra Silencio, lo destruyo. / Cuando pronuncio la palabra Nada, creo algo que no cabe en ninguna no-existencia”.“

—  Fernando Savater filósofo español 1947

José Álvarez Junco Foto

„Francia ha sido tradicionalmente el ideal de Estado-nación soñado por las élites políticas españolas, salvo algunos raros grupos o personajes liberales que quisieron emular a Gran Bretaña. En cambio, y comprensiblemente, el modelo francés ha sido rechazado siempre por las élites periféricas, que lo consideran el ejemplo de la centralización y la falta de respeto hacia culturas como la corsa, la occitana o la bretona. Trasplantar el canon francés a España ha sido, sin embargo, una empresa nada fácil de llevar a cabo y la obstinación por imitarlo es quizás la clave de muchos de los problemas vividos al sur de los Pirineos. Porque, a diferencia del país vecino, en España nunca hubo una gran revolución que eliminara, incluso físicamente, a los detentadores de los poderes locales o a un clero católico que ponía serios límites a la influencia cultural del Estado. Tampoco logró durar nunca un régimen republicano que implantara un servicio militar verdaderamente universal ni un sistema escolar general, gratuito, laico y obligatorio. Ni ha existido históricamente una capital cuyo tamaño, potencia económica e influencia cultural sobrepasaran de manera indiscutible a cualquier otra ciudad del país. Tampoco hubo un affaire Dreyfus, ni una guerra mundial recordada como de unánime oposición a la invasión alemana.“

—  José Álvarez Junco historiador español 1942

Dioses útiles: Naciones y nacionalismos

Cassandra Clare Foto

„Tu corazón es un arma del tamaño de un puño.“

—  Cassandra Clare, libro Lady Midnight

Lady Midnight

Alfredo Bryce Echenique Foto
Patrick Rothfuss Foto
Isabel Allende Foto
Xavier Velasco Foto
Ludwig von Mises Foto
Napoleon Bonaparte Foto

„La eficacia de un ejército depende de su tamaño, de su entrenamiento, de su experiencia y de su moral, y la moral vale más que los otros factores juntos.“

—  Napoleon Bonaparte político y militar francés 1769 - 1821

Citas de Napoleón, Otras (por colocar)

Boris Johnson Foto

„Quizá sea cierto que el tamaño de la nariz de Cleopatra está influyendo todavía en la historia de la Humanidad; pero tal vez no lo sea menos que si Rubén Darío llega a medir un metro noventa la poesía en castellano estaría aún en Núñez de Arce.“

—  Augusto Monterroso escritor hondureño 1920 - 2003

Fuente: Movimiento perpetuo.
Fuente: Movimiento perpetuo, 127, 15 de marzo, 2019, Augusto Monterroso, 1991, books.google.es, ES https://books.google.es/books?isbn=9684113404,

Sandra Fluke Foto

„Su reclamación fue rechazada repetidamente debido a la presunción de que realmente lo que quería era el control de la natalidad para prevenir el embarazo. Ella es gay, así que claramente el síndrome de ovario poliquístico era una preocupación mucho más urgente que el embarazo accidental. Después de meses pagando más de 100 $ de su bolsillo, ella simplemente no pudo pagar más su medicación y tuvo que dejar de tomarla. Me enteré de todo esto cuando salí de una prueba y recibí un mensaje de ella que, en medio de su período de exámenes finales, había estado en la sala de emergencias toda la noche con un dolor insoportable. … Sin ella asumiendo el control de natalidad, un quiste masivo del tamaño de una pelota de tenis había crecido en su ovario. Tuvo que someterse a cirugía para extirpar todo su ovario.“

—  Sandra Fluke abogada estadounidense, activista por los derechos de las mujeres 1981

Testimonio ante el Congreso estadounidense (23 de febrero de 2012)
Original: «Her claim was denied repeatedly on the assumption that she really wanted the birth control to prevent pregnancy. She’s gay, so clearly polycystic ovarian syndrome was a much more urgent concern than accidental pregnancy. After months of paying over $100 out of pocket, she just couldn’t afford her medication anymore and had to stop taking it. I learned about all of this when I walked out of a test and got a message from her that in the middle of her final exam period she’d been in the emergency room all night in excruciating pain. … Without her taking the birth control, a massive cyst the size of a tennis ball had grown on her ovary. She had to have surgery to remove her entire ovary.»

Aleister Crowley Foto

„Sería imprudente condenar por irracional la práctica de esos salvajes que arrancan el corazón y el hígado de un adversario y los devoran mientras aún están calientes. En cualquier caso, era la teoría de los antiguos magos, que cualquier ser vivo es un depósito de energía, que varía en cantidad según el tamaño y la salud del animal, y en calidad según su carácter mental y moral. A la muerte del animal, esta energía se libera de repente. Por lo tanto, el animal debe ser matado dentro del Círculo, o el Triángulo, según sea el caso, para que su energía no pueda escapar. Debe seleccionarse un animal cuya naturaleza concuerde con la de la ceremonia, al sacrificar una hembra de cordero no se obtendría una cantidad apreciable de la energía feroz útil para un mago que invocara a Marte. En tal caso, un carnero sería más adecuado. Y este carnero debería ser virgen, todo el potencial de su energía total original no debería haber disminuido de ninguna manera. Para el trabajo espiritual más elevado, uno debe elegir a esa víctima que contiene la mayor y más pura fuerza. Un hijo varón de perfecta inocencia y alta inteligencia es el sacrificio más adecuado.“

—  Aleister Crowley Ocultista británico 1875 - 1947

MAGICK IN THEORY AND PRACTICE, Aleister Crowley, éd. Celephais Press, 2004, chap. CHAPTER XII Of the Bloody Sacrifice: and Matters Cognate, p. 86-87.
Magick in theory and practice
Original: «It would be unwise to condemn as irrational the practice of those savages who tear the heart and liver from an adversary, and devour them while still yet warm. In any case it was the theory of the ancient Magicians, that any living being is a storehouse of energy, varying in quantity according to the size and health of the animal, and in quality according to its mental and moral character. At the death of the animal this energy is liberated suddenly. The animal should therefore be killed within the Circle, or the Triangle, as the case may be, so that its energy cannot escape. An animal should be selected whose nature accords with that of the ceremonythus, by sacrificing a female lamb one would not obtain any appreciable quantity of the fierce energy useful to a Magician who was invoking Mars. In such a case a ram would be more suitable. And this ram should be Virgin the whole potential of its original total energy should not have been diminished in any way. For the highest spiritual working one must accordingly choose that victim which contains the greatest and purest force. A male child of perfect innocence and high intelligence is the most suitable sacrifice.».

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Ray Bradbury Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Walt Disney Foto

„Aquí en Florida ... tenemos algo especial que nunca disfrutamos en Disneyland: la bendición del tamaño.“

—  Walt Disney Empresario, productor, director, guionista y animador estadounidense 1901 - 1966

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?

„El corazón de un ser sensible tiene el tamaño y dimensión de todo aquello que ama.“

—  @tonypotosino

Fuente: pic.twitter.com/YTau2whmi6