Frases sobre ajeno

Una colección de frases y citas sobre el tema del ajeno.

Temas relacionados

Un total de 323 citas, filtro:


Juan Domingo Perón Foto

„Quien le da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde al perro“

—  Juan Domingo Perón vigésimo séptimo presidente de la Nación Argentina, entre 1946-1952, 1952-1958 y 1973-1977 1895 - 1974

William Shakespeare Foto
Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
Miguel de Cervantes Foto

„El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena.“

—  Miguel de Cervantes escritor español 1547 - 1616

Variante: Sabe más el tonto en su casa, que el sabio en la ajena.

José Martí Foto
José Martí Foto

„El que tiene un derecho no obtiene el de violar el ajeno para mantener el suyo.“

—  José Martí escritor y político cubano, precursor de la independencia de su país 1853 - 1895

Sin fuentes

Simón Bolívar Foto
Cesare Cantù Foto
Rudolf Steiner Foto
José Hernández Foto
Guillermo Moreno Foto

„Si algún muchacho quiere vivir de lo ajeno, bueno, vive de lo ajeno, pero con códigos.“

—  Guillermo Moreno político de Argentina 1955

Fuente: Guillermo Moreno: "Si algún muchacho quiere vivir de lo ajeno, que lo haga pero con códigos" Publicado en Infobae el día 24 de abril de 2019. https://www.infobae.com/politica/2019/04/24/guillermo-moreno-si-algun-muchacho-quiere-vivir-de-lo-ajeno-que-lo-haga-pero-con-codigos/ Consultado el día 28 de marzo de 2019.

Alejo Carpentier Foto

„El caracol era el Mediador entre lo evanescente, lo escurrido, la fluidez sin ley ni medida y la tierra de las cristalizaciones, estructuras y alternancias, donde todo era asible y ponderable. De la Mar sometida a ciclos lunares, tornadiza, abierta o furiosa, ovillada o destejida, por siempre ajena al módulo, el teorema y la ecuación, surgían esos sorprendentes carapachos, símbolos en cifras y proporciones de lo que precisamente faltaba a la Madre. Fijación de desarrollos lineales, volutas legisladas, arquitecturas cónicas de una maravillosa precisión, equilibrios de volúmenes, arabescos tangibles que intuían todos los barroquismos por venir.
Contemplando un caracol —uno solo— pensaba Esteban en la presencia de la Espiral durante milenios y milenios, ante la cotidiana mirada de pueblos pescadores, aún incapaces de entenderla ni de percibir siquiera, la realidad de su presencia. Meditaba acerca de la poma del erizo, la hélice del muergo, las estrías de la venera jacobita, asombrándose ante aquella Ciencia de las Formas desplegada durante tantísimo tiempo frente a una humanidad aún sin ojos para pensarla. ¿Qué habrá en torno mío que esté ya definido, inscrito, presente, y que aún no pueda entender? ¿Qué signo, qué mensaje, qué advertencia, en los rizos de la achicoria, el alfabeto de los musgos, la geometría de la pomarrosa? Mirar un caracol. Uno solo. Tedeum.“

—  Alejo Carpentier biografía, escritor cubano 1904 - 1980

Papa Francisco Foto
Francis Bacon Foto

„La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena.“

—  Francis Bacon filósofo, político, abogado y escritor 1561 - 1626

Fuente: [Palomo Triguero] (2013), p. 97.

Juan Eslava Galán Foto

„Recuerden que los microbios son, junto con la desordenada codicia de los bienes ajenos, el gran motor de la Historia.“

—  Juan Eslava Galán Escritor español 1948

Historia del mundo contada para escépticos
Variante: Recuerden que los microbios son, junto con la desordenada codicia de los vienes ajenos, el gran motor de la Historia.

Haruki Murakami Foto

„Sin embargo, cada vez que debo hablar de mí mismo me siento, en cierto modo, confuso. Me veo atrapado por la clásica paradoja que conlleva la proposición: “¿Quién soy?”. Si se tratara de una simple cantidad de información, no habría nadie en este mundo que pudiera aportar más datos que yo. No obstante, al hablar sobre mí, ese yo de quien estoy hablando queda automáticamente limitado, condicionado y empobrecido en manos de otro que soy yo mismo en tanto que narrador -víctima de mi sistema de valores, de mi sensibilidad, de mi capacidad de observación y de otros muchos condicionamientos reales-. En consecuencia, ¿hasta qué punto se ajusta a la verdad el “yo” que retrato? Es algo que me inquieta terriblemente. Es más, me ha preocupado siempre.

Sin embargo, la mayoría de las personas de este mundo no parece sentir ese temor, esa incertidumbre. En cuanto tienen oportunidad hablan de sí mismos con una sinceridad pasmosa. Suelen decir frases del tipo: “Yo parezco tonto de tan franco y sincero que soy”, o “Soy muy sensible y me manejo muy mal en este mundo”, o “Yo le leo el pensamiento a la gente”. Pero he visto innumerables veces cómo personas “sensibles” herían sin mas los sentimientos ajenos. He visto a personas “francas y sinceras” esgrimir sin darse cuenta las excusas que más le convenían. He visto cómo personas que “le leían el pensamiento a la gente” eran engañadas por los halagos más burdos. Todo ello me lleva a pensar: “¿Qué sabemos, en realidad, de nosotros mismos?”.“

—  Haruki Murakami escritor y traductor japonés 1949

Stanisław Lem Foto