Frases sobre ventana

Una colección de frases y citas sobre el tema del ventana, veces, vida, vida.

Un total de 167 citas, filtro:

Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
Charles Bukowski Foto
Charles Bukowski Foto

„Y levanto los ojos hacia
la ventana y pienso,
ya no sé dónde estás,
y sigo andando y me pregunto
adónde va la vida
cuando se detiene“

—  Charles Bukowski escritor y poeta estadounidense 1920 - 1994

Run With the Hunted: A Charles Bukowski Reader

Paulo Coelho Foto
William Shakespeare Foto
Gerard Way Foto
Safo Foto

„Sólo cerrando las puerta detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.“

—  Safo poetisa griega. -630 - -570 a.C.

Sin fuentes

Silvio Rodríguez Foto
Fernando Pessoa Foto
William Shakespeare Foto
Haruki Murakami Foto
Boris Vian Foto

„Por la ventana se veían los largos regueros de lágrimas del crepúsculo en las negras mejillas de las nubes.“

—  Boris Vian escritor francés 1920 - 1959

L'herbe rouge - roman / Les lurettes fourrées - nouvelles

Gabriel García Márquez Foto
Paulo Coelho Foto
Freeman Dyson Foto
Slash Foto
Pablo Castellano Cardalliaguet Foto

„Por una errata no puede tirarse la máquina de escribir por la ventana.“

—  Pablo Castellano Cardalliaguet abogado, político y sindicalista español 1934

Sin fuentes
Citas de Pablo Castellano, Dichos e ironías

„Se levanta y hace la cama, luego recoge del suelo unos libros de bolsillo (novelas policíacas) y los pone en la librería. Tiene ropa que lavar antes de irse, ropa que guardar, medias que emparejar y meter en los cajones. Envuelve la basura en papel de periódico y baja tres pisos para dejarla en el cubo de la basura. Saca los calcetines de Cal de detrás de la cama y los sacude, dejándolos sobre la mesa de la cocina. Hay trapos que lavar, hollín en el alféizar de las ventanas, cacerolas en remojo por fregar, hay que poner un plato bajo el radiador por si funciona durante la semana (se sale). Oh. Aj. Que se queden las ventanas como están, aunque a Cal no le gusta verlas sucias. Esa espantosa tarea de restregar el retrete, pasarle el plumero a los muebles. Ropa para planchar. Siempre se caen cosas cuando recoges otras. Se agacha una y otra vez. La harina y el azúcar se derraman sobre los estantes que hay encima de la pila y tiene que pasar un paño; hay manchas y salpicaduras, hojas de rábano podridas, incrustaciones de hielo dentro de la vieja nevera (hay que mantener la puerta abierta con una silla, para que se descongele). Pedazos de papel, caramelos, cigarrillos y ceniza por toda la habitación. Tiene que quitarle el polvo a todo. Decide limpiar las ventanas a pesar de todo, porque quedan más bonitas. Estarán asquerosas después de una semana. Por supuesto, nadie la ayuda. Nada tiene la altura adecuada. Añade los calcetines de Cal a la ropa de ambos que tiene que llevar a la lavandería de autoservicio, hace un montón separado con la ropa de él que tiene que coser, y pone la mesa para sí misma. Raspa los restos de comida del plato del gato, y le pone agua limpia y leche. «Mr. Frosty» no parece andar por allí. Debajo de la pila encuentra un paño de cocina, lo recoge y lo cuelga sobre la pila, se recuerda a sí misma que tiene que limpiar allí abajo más tarde, y se sirve cereales, té, tostadas y zumo de naranja. (El zumo de naranja es un paquete del gobierno de naranja y pomelo en polvo y sabe a demonios.) Se levanta de un salto para buscar la fregona debajo de la pila, y el cubo, que también debe estar por allí. Es hora de fregar el suelo del cuarto de baño y el cuadrado de linóleo que hay delante de la pila y la cocina. Primero termina el té, deja la mitad del zumo de naranja y pomelo (haciendo una mueca) y algo del cereal. La leche vuelve a la nevera —no, espera un momento, tírala—, se sienta un minuto a escribir una lista de comestibles para comprarlos en el camino del autobús a casa, cuando vuelva dentro de una semana. Llena el cubo, encuentra el jabón, lo deja, friega sólo con agua. Lo guarda todo. Lava los platos del desayuno. Coge una novela policíaca y la hojea, sentada en el sofá. Se levanta, limpia la mesa, recoge la sal que ha caído en la alfombra y la barre. ¿Eso es todo? No, hay que arreglar la ropa de Cal y la suya. Oh, déjalo. Tiene que hacer la maleta y preparar la comida de Cal y la suya (aunque él no se marcha con ella). Eso significa volver a sacar las cosas de la nevera y volver a limpiar la mesa, dejar pisadas en el linóleo otra vez. Bueno, no importa. Lava el plato y el cuchillo. Ya está. Decide ir por la caja de costura para arreglar la ropa de él, cambia de opinión. Coge la novela policíaca. Cal dirá: «No has cosido mi ropa.» Va a coger la caja de costura del fondo del armario, pisando maletas, cajas, la tabla de plancha, su abrigo y ropa de invierno. Pequeñas manos salen de la espalda de Jeannine y recogen lo que ella tira. Se sienta en el sofá y arregla el desgarrón de la chaqueta de verano de él, cortando el hilo con los dientes. Vas a estropearte el esmalte. Botones. Zurce tres calcetines. (Los otros están bien.) Se frota los riñones. Cose el forro de una falda que está descosido. Limpia zapatos. Hace una pausa y mira sin ver. Luego reacciona y con aire de extraordinaria energía saca la maleta mediana del armario y empieza a meter su ropa para“

—  Joanna Russ, libro El hombre hembra

The Female Man

Roque Dalton Foto

„Además, palabra, aún no sé qué es el alféizar de la ventana, solo lo he visto escrito y lo uso.“

—  Roque Dalton periodista y poeta salvadoreño 1935 - 1975

Pobrecito poeta que era yo

Jorge Luis Borges Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Bernard Malamud Foto
Miguel Abuelo Foto

„Yo soy un minero, mi meta es el oro, lo encuentro en los pliegues de cualquier latir. Espero al mañana de la gran ventana, el trapecio del tiempo, se alejó de mí.“

—  Miguel Abuelo músico de rock de Argentina 1946 - 1988

Fuente: Miguel Abuelo et nada. Publicado en CMTV. Letra de Estoy aquí parado, sentado y acostado. https://www.cmtv.com.ar/discos_letras/letra.php?bnid=1620&banda=Miguel_Abuelo&DS_DS=7960&tmid=100163&tema=ESTOY_AQU%CD_PARADO,_SENTADO_Y_ACOSTADO

Epicteto Foto
Raymond Chandler Foto
Howard Phillips Lovecraft Foto

„El poder de las viejas es inmenso. No es verdad que las manden a esta Casa para que pasen sus últimos días en paz, como dicen ellos. Esto es una prisión, llena de celdas, con barrotes en las ventanas, con un carcelero implacable a cargo de las llaves. Los patrones las mandan a encerrar aquí cuando se dan cuenta de que les deben demasiado a estas viejas y sienten pavor porque estas miserables, un buen día, pueden revelar su poder y destruirlos. Los servidores acumulan los privilegios de la miseria. Las conmiseraciones, las burlas, las limosnas, las ayuditas, las humillaciones que soportan los hacen poderosos. Ellas conservan los instrumentos de la venganza porque van acumulando en sus manos ásperas y verrugosas esa otra mitad de sus patrones, la mitad inútil, descartada, lo sucio y lo feo que ellos, confiados y sentimentales, les han ido entregando con el insulto de cada enagua gastada que les regalan, cada camisa chamuscada por la plancha que les permiten que se lleven. ¿Cómo no van a tener a sus patrones en su poder si les lavaron la ropa, y pasaron por sus manos todos los desórdenes y suciedades que ellos quisieron eliminar de sus vidas? Ellas barrieron de sus comedores las migas caídas y lavaron los platos y las fuentes y los cubiertos, comiéndose lo que sobró. Limpiaron el polvo de sus salones las hilachas de sus costuras, los papeles arrugados de sus escritorios y sus oficinas. Restablecieron el orden en las camas donde hicieron el amor legítimo o ilegítimo, satisfactorio o frustrador, sin sentir asco ante esos olores y manchas ajenos. Cosieron los jirones de sus ropas, les sonaron las narices cuando niños, los acostaron cuando llegaron borrachos y limpiaron vómitos y meados, zurcieron sus calcetines y lustraron sus zapatos, les cortaron las uñas y los callos, les escobillaron la espalda en el baño, los peinaron, les pusieron lavativas y les dieron purgantes y tisanas para la fatiga, el cólico o la pena. Desempeñando estos menesteres, las viejas fueron robándose algo integral de las personas de sus patrones al colocarse en su lugar para hacer algo que ellos se negaban a hacer… y la avidez de ellas crece al ir apoderándose de más cosas, y codician más humillaciones y más calcetines viejos regalados como dádivas, quieren apoderarse de todo.“

—  José Donoso

The Obscene Bird of Night

David Foster Wallace Foto
Roberto Bolaño Foto
David Foster Wallace Foto

„Lo fundamental de la escoba, las cerdas o el mango, depende de si se quiere barrer o romper ventanas“

—  David Foster Wallace Escritor estadounidense 1962 - 2008

Conversations with David Foster Wallace

Stephen King Foto
Fernando Savater Foto

„De Emanuel Swedenborg, al que Kant llamó “visionario”, cuenta Borges que “hablaba con los ángeles por las calles de Londres”. Aunque fue un científico notable (hizo los planos de un avión y un submarino, descubrió el funcionamiento de las glándulas endocrinas, lanzó la hipótesis de la formación nebulosa del Sistema Solar, etcétera…), su verdadera especialidad fue el Mas Allá, la posvida en el Cielo y el Infierno. Explicó que al comienzo los condenados no son conscientes de su muerte y creen que continúan en su esfera cotidiana: les rodean los muebles y utensilios familiares, los paisajes conocidos. Poco a poco, van produciéndose desapariciones —la butaca favorita, el piano, una ventana, las flores del jardín…— y luego surgen en lugar de lo desvanecido formas equivocadas o amenazadoras. Por fin se dan cuenta de que no están en casa sino en el Infierno y empieza su eterna condena.
Creo poder confirmar esta tesis de Swedenborg. Hace tiempo que las cosas de mi mundo se van difuminando, pierden sustancia. Los libros siguen presentes y tentadores, pero al abrirlos algo ha drenado su savia hasta dejarlos huecos, exánimes. Las películas nuevas son peores que las antiguas, las antiguas peores de lo que las recordaba: sentado ante el televisor con desasosiego ya no siento la expectativa feliz porque ahora nadie apoya sus pies en mi regazo. Se fue el disfrute… Y los sitios que recorrimos juntos están hoy cubiertos de sudarios, como esas sábanas que tapan las formas incómodas de los muebles en una casa abandonada. Los platos más sabrosos, crujientes, aromáticos… comienzan a deleitarme la boca pero luego adquieren insipidez y amargura de ceniza. Llega el infierno y se revela mi condena, la más atroz: creer que estoy vivo y que es ella la que ha muerto. Hoy hace ya dos años.“

—  Fernando Savater filósofo español 1947

Raymond Carver Foto
Amélie Nothomb Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Harpo Marx Foto
Jennifer Niven Foto
Terry Pratchett Foto
Terry Pratchett Foto
Henry David Thoreau Foto
Mark Twain Foto

„Nadie se desembaraza de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño.“

—  Mark Twain escritor estadounidense 1835 - 1910

Citas atribuidas
Fuente: Eusebio, Sebastián Arribas. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 374.

Viktor Frankl Foto
Gottfried Wilhelm Leibniz Foto
Françoise Sagan Foto

„Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.“

—  Françoise Sagan escritora francesa 1935 - 2004

Fuente: [Albaigès Olivart] (1997), p. 547

Ava Gardner Foto

„Cuando en 1986 tuve una apoplejía… hubiera saltado por la ventana. En lugar de eso, seguí adelante. No tenía elección. Aprendí que en la vida hay que perseverar.“

—  Ava Gardner actriz estadounidense 1922 - 1990

Fuente: 50 frases geniales para recordar a Ava Gardner. Publicado en la revista Vanity Fair el 23 de diciembre de 2016. https://www.revistavanityfair.es/sociedad/celebrities/articulos/50-frases-geniales-para-recordar-a-ava-gardner/23260 Consultado el 12 de marzo de 2019.

Frédéric Joliot Foto
William M. Thackeray Foto

„Una persona malvada es como una ventana sucia, nunca deja pasar el brillo.“

—  William M. Thackeray novelista inglés 1811 - 1863

Sin fuentes

Ayn Rand Foto
Benedicto XVI Foto

„Podemos estar seguros de que el santo padre Juan Pablo II nos ve y nos bendice desde la ventana de la casa del padre-!! Si Bendiganos Santo Padre!“

—  Benedicto XVI papa Nº 265 de la Iglesia católica 1927

Filosofía y otros
Fuente: 20 minutos. http://www.20minutos.es/noticia/233921/0/papa/conversion/catolicismo/

Andrés López Foto
Andrés López Foto

„Me pido la ventana, me pido la ventana“

—  Andrés López actor colombiano 1971

antes de comenzar el viaje

George Carlin Foto
Víctor Jara Foto

„María, abre la ventana y deja que el sol alumbre por todos los rincones de tu casa.
María, mira hacia afuera nuestra vida no ha sido hecha para rodearla de sombras y tristezas.“

—  Víctor Jara artista y activista político chileno 1932 - 1973

Abre tu ventana (1970)
Textos de canciones, Víctor Jara [Canto a lo humano] (1966), El derecho de vivir en paz (1970)

Ernesto Sabato Foto
George Steiner Foto

„Babel es tal vez una bendición misteriosa e inmensa. Las ventanas que abre una lengua dan a un paisaje único. Aprender nuevas lenguas es entrar en otros tantos mundos nuevos.“

—  George Steiner escritor estadounidense (1929-2020) 1929 - 2020

http://www.fce.com.mx/prensaImprimir.asp?art=271

Juan Gelman Foto
Graham Coxon Foto
Steven Wright Foto
Laocio Foto
Juan Pablo II Foto
Geraldine Chaplin Foto
José Mourinho Foto

„Juventus y Milán eran muy felices en el minuto 88, eran también felices al 93', pero al 95' quizá alguna televisión ha volado por la ventana.“

—  José Mourinho entrenador de fútbol portugués 1963

Después de la remontada interista ante el Siena que terminó 4-3 a favor de los de Mourinho.
Comentarios post-partido

Steve Wozniak Foto

„Nunca te fíes de un ordenador que no puedas tirar por la ventana.“

—  Steve Wozniak ingeniero, filántropo, empresario e inventor estadounidense 1950

Atribuídas

John Petrucci Foto
Eminem Foto
Fred Hoyle Foto
León Trotski Foto
Roque Valero Foto
Tiziano Ferro Foto

„La historia nuestra es como una ventana en primavera…“

—  Tiziano Ferro productor, cantante, cantautor italiano 1979

De Canciones (Albumes), Rosso Relativo (Rojo Relativo)

Arturo Pérez-Reverte Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto

„Napoleón nos hizo polvo. En España había un movimiento al que se llamaba «afrancesado» y que reunía a gente como Moratín y Goya, culta, con ideas renovadoras, y la invasión provocó su aplastamiento. Hay que decirlo: buena parte de la culpa la tuvimos los españoles, porque no se trata sólo de que llegara un rey malo que arrasó las libertades alcanzadas en la Constitución de 1812; sino de que los españoles también las tiramos por la ventana. Éste era un país tan miserable, tan cobarde, tan inculto, que cuando recibió una constitución avanzadísima, concebida en el papel por gente de bien y que le daba libertad, en vez de levantarse en su apoyo, se une al carro del despotismo y secunda a Fernando VII en la persecución del espíritu liberal. […] Hay una excusa y es que la gente era analfabeta. Nadie le había enseñado a pensar, estaba en manos de curas fanáticos, de reyes incapaces y de ministros corruptos. Igual se apuñalaba franceses que liberales y luego ibas a misa y te absolvían. Pero ya no es así, la educación es universal y gratuita, existe internet, hay libros de bolsillo, el que quiera puede acceder a la cultura. Hoy es inculto el que quiere. El campesino que pegaba fuego a la iglesia de su pueblo y mataba al cacique en el año 36 quizá tenía una explicación histórica. Ya no; el que hace caso omiso al progreso y la solidaridad es por cobardía, por apoltronamiento y por bajeza moral. Cuando gritamos «¡Vivan las cadenas!» es porque queremos tenerlas. En España nos sigue dando miedo la libertad responsable, aunque la otra nos encanta… Poder mearnos en la esquina nos pone.“

—  Arturo Pérez-Reverte escritor y periodista español 1951

Arturo Pérez-Reverte Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Nach Foto
Ricardo Arjona Foto

„… y en este alzheimer feliz tus ojos son mis ventanas“

—  Ricardo Arjona cantautor guatemalteco 1964

Variante: Y en este Alzheimer feliz, tus ojos son mis ventanas

Mumia Abu-Jamal Foto

„El papel de la televisión es el de la ilusión de compañía, el ruido. Lo llamo la quinta pared y la segunda ventana: la ventana de la ilusión.“

—  Mumia Abu-Jamal 1954

Original: «The role of television is the illusion of company, noise. I call it the fifth wall and the second window: the window of illusion»-
Fuente: Smith, Laura. I spend my days preparing for life, not for death. Publicado en The Guardian el 25 de octubre de 2007. https://www.theguardian.com/world/2007/oct/25/usa.laurasmith Consultado el 13 de febrero de 2019.

Mahmud Ahmadineyad Foto

„Yo esperaba que el señor Bush transigiese o, mejor dicho, que cambiase de comportamiento. Tenía la esperanza de abrirle una nueva ventana.“

—  Mahmud Ahmadineyad político iraní 1956

Año 2006
Fuente: Entrevista con Mike Wallace, periodista de CBS.

Esperanza Aguirre Foto

„Cuando el PSOE entra por la puerta, el empleo salta por la ventana.“

—  Esperanza Aguirre Política española del PP, expresidenta de la Comunidad de Madrid 1952

En un mítin con las Nuevas Generaciones de Madrid. http://www.eldigitaldemadrid.es/articulo/general/9933/aguirre-quot-cuando-el-psoe-entra-por-la-puerta-el-empleo-salta-por-la-ventana-quot.
Variante: Cuando el PSOE entra por la puerta, el empleo salta por la ventana

Knut Hamsun Foto
Michael Chabon Foto
Roberto Alifano Foto
Julio Cortázar Foto
Pablo Neruda Foto
Vladimir Nabokov Foto
Italo Calvino Foto
Haruki Murakami Foto
William Shakespeare Foto
Mathias Malzieu Foto

„Nieva sobre Edimburgo el 16 de abril de 1874. Un frío gélido azota la ciudad. Los viejos especulan que podría tratarse del día más frío de la historia. Diríase que el sol ha desaparecido para siempre. El viento es cortante; los copos de nieve son más ligeros que el aire.
¡Blanco! ¡Blanco! ¡Blanco!
Explosión sorda. No se ve más que eso. Las casas parecen locomotoras de vapor, sus chimeneas desprenden un humo grisáceo que hace crepitar el cielo de acero. Las pequeñas callejuelas de Edimburgo se metamorfosean. Las fuentes se transforman en jarrones helados que sujetan ramilletes de hielo. El viejo río se ha disfrazado de lago de azúcar glaseado y se extiende hasta el mar. Las olas resuenan como cristales rotos. La escarcha cae cubriendo de lentejuelas a los gatos. Los árboles parecen grandes hadas que visten camisón blanco, estiran sus ramas, bostezan a la luna y observan cómo derrapan los coches de caballos sobre los adoquines. El frío es tan intenso que los pájaros se congelan en pleno vuelo antes de caer estrellados contra el suelo. El sonido que emiten al fallecer es dulce, a pesar de que se trata del ruido de la muerte. Es el día más frío de la historia. Y hoy es el día de mi nacimiento. […]
Fuera nieva con auténtica ferocidad. La hiedra plateada trepa hasta esconderse bajo los tejados. Las rosas translúcidas se inclinan hacia las ventanas, sonrojando las avenidas, los gatos se transforman en gárgolas, con las garras afiladas. En el río, los peces se detienen con una mueca de sorpresa. Todo el mundo está encantado por la mano de un soplador de vidrio que congela la ciudad, expirando un frío que mordisquea las orejas. En escasos segundos, los pocos valientes que salen al exterior se encuentran paralizados, como si un dios cualquiera acabara de tomarles una foto. Los transeúntes, llevados por el impulso de su trote, se deslizan por el hielo a modo de baile. Son figuras hermosas, cada una en su estilo, ángeles retorcidos con bufandas suspendidas en el aire, bailarinas de caja de música en sus compases finales, perdiendo velocidad al ritmo de su ultimísimo suspiro.
Por todas partes, paseantes congelados o en proceso de estarlo se quedan atrapados. Solo los relojes siguen haciendo batir el corazón de la ciudad como si nada ocurriera.“

—  Mathias Malzieu obras 1974

Juan Marsé Foto
Julio Cortázar Foto

„La superficie no resiste. Huyo hacia delante llevando el dolor cosido a los talones. Ninguna acequia en la que ahogarlo, ninguna huella en la que perderlo. Decido enfrentarlo como se enfrenta al cielo la llanuera: a descubierto.

Habré de perderme a mí ya que en el mí se aloja todo dolor. Digo dolor para nombrarlo, exorcizar al mí. Escribo el mí para que ruede hacia la página, pero se me pega a los dedos y no acierto, no acierto a diluir en la tinta el llanto. A sacudidas me digo, a sacudidas la letra y luego

contra lo irremediable me alzo.
Alzo el grito.
Contra lo irremediable.

Vago por el mundo dejando un rastro de gritos. Cada saludo es un frito, cada sonrisa un grito. Mi sonrisa oculta el primer grito del mundo, el único, el mismo, aquel que brota en el final, cuando ya nada importa.

Intrusa de mi mundo y del ajeno, no hallo lugar para el descanso.

La fe de los comienzos, no
El perdón
no.

Sólo
el balbuce.

La salvación
no.

Sólo
el balbuceo.

Después del grito
el balbuceo.

Asolada el balbuceo.

Mis pasos doblándose hacia dentro.
La mente desposeída de estrategias.

Sólo
el balbuceo.

Dolor, ni tan siquiera -palabra sin sentido-. No abro las cortinas. Ninguna cortina. La habitación oscura. Málagra, Damasco, Delhi, en todas las ciudades la vida me es ajena, Todas las ventanas son la misma ventana. Todas las aceras reciben el mismo cuerpo. La misma soledad cayendo, excesiva. Morir es un exceso. Me ex-

cedo. Balbuceo.

Sigo alimentándome tan sólo para poder decir el exceso.
A contra-vida.
Abajo.

Y a nadie que esté vivo ha de importarle lo que digo.
No es más que un murmullo soterrado, apenas inquietante.“

—  Chantal Maillard escritora hispanobelga 1951

La herida en la lengua